Celebridades

Taylor Swift Necesita Desaparecer Este Año

Taylor Swift no dijo nada el año pasado. Cuando Estados Unidos se sacudía con la campaña de Trump, la famosa cantante mantuvo silencio. Incluso cuando Trump dijo estar en contra de los grupos LGBTQ, los valores feministas y muchas otras causas  que Swift, al menos indirectamente, apoya se mantuvo callada.

Lo más cerca que estuvo de entrar en la arena política fue publicando una foto suya votando en su Instagram el día de las elecciones con la frase “Hoy es el día. Sal allí afuera y vota.” En esta publicación no hizo mención de una inclinación a favor de ninguno de los candidatos. En un momento en que su ejército de seguidores estaba listo para escucharla, se mantuvo callada.

Hay algunas teorías acerca de porque Taylor no compartió sus ideas políticas con el público:

Muchos han dicho que es conservadora y cerrada, y que apoya el “Make America Great Again”. Esta teoría ha sido recibida con los brazos abiertos por los fanáticos de Trump y los neo nazis de Estados Unidos, que han tomado su negativa a manifestarse en contra de Trump como un apoyo tácito a su campaña. Sitios de supremacistas blancos como The Daily Stormer han adoptado a Swift como su diosa Aria ya que con su cabello claro y ojos azules parece una estrella de pop salida de un sueño de Hitler.

Otra teoría es que su silencio busca proteger sus intereses de negocios. Swift es, al fin y al cabo, una mujer de negocios. Cada movimiento suyo es una decisión fría y calculada para alcanzar la mayor base de consumidores posible, una estrategia que le ha generado más de 250 millones de dólares. Jugar a la política sería arriesgarse a alienar a una parte de sus seguidores. Por qué denunciar a Trump si sus seguidores son consumidores que pagan como cualquier otro? Por qué distanciarse de grupos de odio si ellos también hacen sonar tus canciones? Sus esvásticas podrán ser rojas pero su dinero sigue siendo verde.

Sea cual sea la razón, Swift mantuvo silencio durante todo el 2016. Sus colegas músicos hablaron fuerte y claro contra el fascismo de Trump o al menos apoyaron a su oponente, Hillary Clinton. Todos desde Madonna y Bruce Springsteen hasta Jay Z y Beyoncé dieron su opinión. Katy Perry incluso hizo un himno pro-Clinton. Pero la voz de Taylor Swift no se hizo escuchar. Los famosos no tienen la obligación de meterse en la política, por supuesto, y en algunos casos es mejor que se mantengan callados en lugar de abrir sus bocas para revelar lo ignorantes que son. Sin embargo Swift tiene un gran poder, es una de las mayores estrellas pop en el mundo y sus fanáticas son mayormente mujeres blancas, un grupo del que el 53% votó a Trump, a pesar de sus dichos machistas, su grabación diciendo “grab ’em by the pussy” y sus comentarios acerca de su propia hija, diciendo que si no fuera su hija tal vez estaría saliendo con ella. No hay forma de garantizar que la influencia de Swift podría haber cambiado el resultado de las elecciones, pero su imagen de chica estadounidense podría al menos haber razonado con los votantes de formas que los liberales no lograron hacerlo. Al menos, las swifties hubieran luchado contra el Presidente Twitter cuando este atacara a su ídola en Twitter por no apoyarlo. Probablemente su tweet diría algo así como: “Taylor Swift, que está sobrevalorada, me ataca para aumentar las ventas de su álbum luego de que Calvin Harris la dejase. Triste!”

No tiene sentido imaginarse que habría pasado. Lo hecho hecho está. Por eso hoy, los estadounidenses tienen miedo de perder su seguro médico, de ser enviados al olvido por Corea del Norte, de ser deportados y de cualquier otra cosa que al inestable Trump pueda ocurrírsele. Es en medio de esta presión, que a Taylor Swift se le ocurre volver con nueva música, dándole al mundo una idea de con qué estuvo ocupada todo este tiempo mientras el mundo se prendía fuego a su alrededor. Y sorpresa: aún todo gira a su alrededor!

La semana pasada, adelantó su regreso con unos videos de 10 segundos de una víbora, diciendo que estaba lista para ser la mala y vengarse de los que le hicieron mal con su dichoso “haters gonna hate”. Pronto, se anunció su nuevo álbum Reputation en el que Swift aparecía en medio de la tapa con su nuevo look: labios oscuros, choker y camisa rota, muy poco creíble.

En seguida pudimos escuchar su single “Look What You Made Me Do”. No está claro que quiso hacer allí. No queda claro a qué rivales está atacando: Katy Perry, Kanye West, Nicki Minaj, la prensa, haz tu elección. Luego de salir, el sitio Breitbart compartió la letra de su canción junto a links para su sitio fascista. No es muy difícil creer que a un sitio con un gran historial de comentarios xenofóbicos le pueda gustar una canción que dice “No me gustan las llaves de tu reino, antes eran mías. Me pediste un lugar para dormir y me dejaste afuera e hiciste un banquete”. Usa tu imaginación.

El video de “Look What You Made Me Do” hace el trabajo sucio por Swift y esta lleno de menciones a sus enemigos. Algunas son súper frívolas, como el momento en el que se muestra aceptando un Grammy con un peinado como el de Katy Perry, dando a entender que ella ha ganado 10 Grammys mientras que Katy Perry aún no ha ganado ninguno. Otras son bastante agresivas, como la secuencia en la que está en una tina llena de joyas y hace un arma con su pulgar y su dedo índice, similar a la escena descrita por Kim Kardashian de su robo el pasado Octubre en Paris, en la que la obligaron a meterse en una tina mientras le apuntaban con un arma y le robaban sus diamantes.

Incluso cuando no es a propósito, Taylor Swift exagera su drama. El día de lanzamiento de Reputation es el aniversario de la madre fallecida de Kanye West. Un representativo de la disquera dijo que esto era pura coincidencia. E incluso cuando Swift posteó en Twitter el link al video de “Look What You Made Me Do” durante los VMAs, lo hizo cuando la madre de Heather Heyer, una chica asesinada en Charlottesville mientras protestaba contra los supremacistas blancos, estaba en el escenario. Taylor Swift está totalmente desapegada del mundo.

Esta es la burbuja de obsesión con sí misma que Swift habita. En un clima cultural turbulento ella utiliza su gran plataforma para enviar rencor que cree que el mundo estuvo esperando, totalmente ajena a las preocupaciones reales de las personas. Swift está atrapada en su propio mundo paralelo en el que ella es constantemente el centro del universo.

Lo más egoísta de Reputation es que, con el año negativo que fue el 2016, muchos artistas han salido a las calles a apoyar causas positivas para el mundo. Incluso los artistas que suelen quedarse callados. Han estado tan unidos en contra de Trump, que este casi no pudo encontrar artistas para su inauguración. Pero este impulso ahora ha sido disminuido por el humo tóxico de la fábrica Swift.

Esta invasión de drama de Swift en el mundo le agregará varios millones de dólares a su cartera. “Love What You Made Me Do” ya ha roto records en Spotify y YouTube. Y esta es la razón por la cual Swift no habla de política. El Drama es su producto principal y al parecer, el negocio va muy bien.